Regulación Responsable
Facebook Regulación Responsable Twitter Regulación Responsable Youtube Regulación Responsable
10 Razones para regular el cannabis

10 Razones para regular el cannabis

1. Salud pública

La salud pública, es una ciencia de carácter multidisciplinar encargada de la protección y mejora de la población humana. Es precismanete este concepto el que se señala como vulnerado en los delitos de producción de cannabis. Con el actual contexto de comercialización de facto no regulado, los más de tres millones de usuarios esporádicos se enfrentan a situaciones ilogicas, contradictorias, estigamatizadoras y criminalizantes a la hora de acceder a la sustancia. Esta situación daña, merma y corroe precismanete el bien jurídico que se pretende defender: el de la Salud Pública.

2. Para contrarestar el fracaso de los convenios internacionales

Es una evidencia científica que los convenios internacionales que restringen y prohíben los usos no médicos del cannabis y lo clasifican en las listas fiscalizadoras más restrictivas, no han conseguido su objetivo de eliminar el consumo, produccion y distribución de esta planta. Es más, la quimera de esta guerra contra las drogas centrada en erradicar la existencia de la sustancia, y de luchar contra los suministradores que ellos mismos alimentan con esta prohibición, ha conllevado la vulneración de derechos humanos de cientos de miles de personas en todo el mundo.

XAQUIN COSTA HABLA SOBRE REGULACIÓN

3. Las politicas de estado en materia cannabis han fracasado

La aplicación en nuestro país de los convenios internacionales de drogas, con un enfoque que prima políticas represivas en vez de potenciar la prevención, la educación y el respeto a las personas que usan cannabis, no sólo no ha conseguido los objetivos propuestos, sino que ha generado nuevos problemas. España es el país de Europa con mayores niveles de consumo, con una accesibilidad más fácil por parte de los menores, y somos considerados como un paraíso para los narcotraficantes. Además, por su localización geográfica España es uno de los principales canales de acceso para las mafias que controlan el mercado europeo y mundial. Algo que no han conseguido frenar ninguna de las políticas de Estado en materia de drogas en los últimos 30 años.

4. Respeto a los derechos humanos

Cualquier política nacional en materia cannabis debería tener en cuenta la perspectiva de DDHH y que los convenios internacionales en esta materia priman sobre los convenios de control de estupefacientes. Así, en muchas ocasiones las medidas tomadas para luchar contra las drogas, atacan directamente derechos humanos primordiales que quedan apartados en pro de esta guerra contra las drogas.

«LOS MENORES Y SU PROTECCIÓN ES CLAVE, ASÍ COMO LA PREENCIÓN Y LA EDUCACIÓN DE ELLOS»

5. Evidencia científica contra argumentos morales e ideológicos

Dentro de nuestra comunidad, existen profesionales sanitarios, médicos, investigadores, psicólogos y psiquiatras, algunos responsables de la elaboración de las políticas actuales en esta materia, que no sólo obvian los últimos descubrimientos científicos, sino que no vacilan en basar su argumentación en el miedo, las afirmaciones no fundadas y en el uso de mitos falsos sobre el cannabis. Esto no sólo no permite avanzar hacia alternativas reguladores, sino que pone aún más trabas a los profesionales que pretenden investigar y profundizar en los beneficios y riesgos de la planta.

6. Inteligencia social

En los últimos quince años en España hemos sido testigos de una expansión de la comunidad de usuarios y de la cultura del cannabis (autocultivadores, grow-shops, revistas, medios de comunicación, Clubes Sociales, iniciativas legislativas, uso medicinal). Toda esta industria incipiente no ha supuesto sin embargo un aumento del consumo, ni una bajada de la edad de inicio de consumo de los menores, ni un problema de seguridad, como sí lo ha hecho la expansión de las redes mafiosas. Lo que sí ha quedado de manifiesto ha sido la carencia democrática existente en materia de derechos civiles, ya que el Estado ha sido incapaz de dar cobertura legal y sanitaria a este sector de usuarios adultos, un colectivo pendiente de regulación que ha evolucionado reinterpretando el escenario y planteando alternativas eficaces que chocan con la inútil política actual del Estado.

7. Proteger a los sectores más vulnerables

Los menores y su protección es clave, así como la prevención y la educación de ellos. Necesitamos dotar a las personas, desde la base de su educación, de las herramientas necesarias para que conozcan los peligros y riesgos de las sustancias y basen sus decisiones en la información objetiva y científica. Debemos abordar este problema desde la responsabilidad y el respeto a nuestros adolescentes, ya que está demostrado que el consumo de cannabis a edades tempranas puede acarrear problemas posteriores. Debemos formar personas responsables en su relación con todas las sustancias que puedan acarrear daños y riesgos en su consumo.

10 Razones para regular el cannabis

8. Mejorar y democratizar nuestra sociedad

Los menores y su protección es clave, así como la prevención y la educación de ellos. Necesitamos dotar a las personas, desde la base de su educación, de las herramientas necesarias para que conozcan los peligros y riesgos de las sustancias y basen sus decisiones en la información objetiva y científica. Debemos abordar este problema desde la responsabilidad y el respeto a nuestros adolescentes, ya que está demostrado que el consumo de cannabis a edades tempranas puede acarrear problemas posteriores. Debemos formar personas responsables en su relación con todas las sustancias que puedan acarrear daños y riesgos en su consumo.

9. La evaluación de las experiencias internacionales que se han decidido a regular de otra manera el cannabis.

El apoyo de políticos e instituciones a unas políticas de drogas basadas en un enfoque prohibicionista punitivo se está diluyendo en favor de una reforma pragmática de las mismas. Este nuevo enfoque está alcanzando un punto crítico en la corriente política y la opinión pública en muchos países. Los estados y países que han avanzado en estas regulaciones están demostrando que las políticas alternativas son eficaces, pueden disminuir la accesibilidad, la oferta y la demanda, recirculando impuestos reutilizables para mejorar la sociedad, disminuyendo la criminalidad asociada y descriminalizando a millones de usuarios. Asimismo el estado debe respetar los procesos democráticos de debate iniciados en diversos parlamentos territoriales que apuntan hacia la necesidad de una nueva regulación.

10. La evidencia cientifica del cannabis como medicamento

Es ya una evidencia científica que hay innumerables patologías susceptibles de ser tratadas con cannabis. En consecuencia debemos reclamar al estado una vía de acceso segura y continuada a esta sustancia para miles de pacientes que actualmente ven mejorada su salud o atenuados los síntomas de sus enfermedades gracias al uso de la misma.